Welcome to

Tattooink the World

Home / Vida más allá del tatuaje / 1 DÍA EN KUALA LUMPUR

1 DÍA EN KUALA LUMPUR

Entre Filipinas y Camboya debíamos pasar 1 día y 2 noches en Kuala Lumpur, Malaysia. 

Por qué no aprovechar una escala para echar un vistazo a la ciudad??

Afortunadamente allí nos esperaba Yon Lynn, una genial artista descubriéndose al mundo justo en este instante.

Conocí a Lynn mi último día en Taipei. 

Yo hacía la colada, ella canturreaba en el ordenador del hostel, y pensé guau… que voz… me acordé de Laura.

También pensé que era como Mónica Naranjo pero ella no tenía ni idea… 

La última noche que pasé en aquel hostel pusieron una peli, La vida secreta de Walter Mitty.

Me contaron que Lynn viajó a Islandia durante 2 meses después de haber visto la película por primera vez, para ver con sus ojos lo que vio en la peli. Además de eso, me encantó su risa loca. Me enamoré.

Antes de irme le dije cuánto me gustaba su voz, que recorriera el mundo cantando si era lo que quería, por qué no? A veces necesitamos un empujón, que alguien nos diga que claro que podemos aunque luego no lo hagamos. Yo también recibo los míos.

A veces nos creemos los noes que nos decimos…

Un gran abrazo y una conexión mutua nos auguraban nuevos encuentros.

 

Así, 1 mes más tarde Lynn nos esperaba en su casa con la cena lista y una cama para 3.

Ya sin wifi en la ciudad para comunicarnos, nos íbamos encontrando como por arte de magia. Llegábamos nosotros y aparecía ella. 

Ves? Todo va bien 🙂

 

Que hay en Kuala Lumpur?

 

Muchas cosas… pero 1 solo día no nos dio para más!

Un buen desayuno estilo indio sobre hoja de platanero en la zona de Petaling Jaya, comer de nuevo con las manos es siempre un placer!

Por supuesto visitamos las Cuevas de Batu, un complejo de templos hindúes en el interior de una montaña caliza al norte de la gran ciudad. Monos, deidades y 272 escalones reciben cada día a turistas y devotos atraidos por este lugar impresionante y singular.

Cuando llegues a la cueva principal mira hacia arriba y verás el gran orificio que ilumina el interior, donde te encuentras… y recuerda, no malmetas a los monos…

De ahí nos fuimos a la calle más turística, Petaling Street, de esos lugares donde encuentras todo lo que necesitas, desde material de tatuaje hasta el tornillo que perdiste de la gopro, bolsos, frutas exóticas y comida de mercado. 

 

Dimos un paseo en bus gratuito por la zona financiera e intentamos subir a las torres Petronas, pero solo nos dimos una vuelta por su lujosa (y aburrida) planta baja en busca del excusado. 

Subir a ver la panorámica era demasiado caro a nuestro parecer… no acabo de encontrarle el punto a pagar 30€ para ver cientos de edificios desde arriba. (Y según el presupuesto que manejábamos para el próximo país, con 30€ pasaríamos 2 o 3 días…)

Un paseo por sus alrededores, un centro comercial…

 

Se acercaba el año nuevo chino, y en Malaysia como en Singapur, mucha población proviene de China, generaciones y generaciones ya han nacido aquí.

Lynn nos llevó a cenar a Subang con sus amigos y celebramos así , a su manera por primera vez, pidiendo deseos en voz alta, uno detrás de otro, todos los que quisieras para el año que entra tirando noodles al aire!!

Después? nos los comimos. No sé lo que llevaban, pero por si de ello dependían nuestros deseos los comimos todos.

Todo esto y poner una lavadora es lo que dio de si un día en Kuala Lumpur con una gran anfitriona. 

Muy agradecidos y curiosos por lo que habría en el resto del país, pusimos rumbo a Camboya!!

 

Terima kasih!!!!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *