Welcome to

Tattooink the World

Home / USA / A CALIFORNIA

A CALIFORNIA

Pues no me lo había planteado, pero tanto me decían “si puedes ir a California, VE” que al final fui.

Y sabes qué? Si lo sé vengo antes.

 

CALIFORNIA DREAMS

 

Si vas a San Francisco asegúrate de llevar flores en el pelo

Ocurrió el Verano del Amor, aquel verano en que se concentraron en San Francisco miles de personas de todo el mundo, aquellos hippies que protestaban (entre otras cosas) contra la guerra de Vietnam a base de flores, música y amor. Aquel festival que reunió a Janis Joplin, The Doors, Mamas & the Papas, Hendrix….y grandes dosis de LSD.

De hecho, había un centro donde acudir cuando tenías un mal viaje.

 

Se creaba una nueva contracultura, fomentando la creatividad y la libertad

El festival debió ser increíble, la energía debió ser increíble.

En el barrio de Haight-Ashbury, al lado del parque Golden Gate donde fue la gran reunión, aun se huele (literalmente) algo de todo aquello.

 

Paseo feliz y curiosa por sus calles, sorprendida del Arte por todas partes, el de los muros, el de la cartelería, el de los museos…

Impresionante impresionismo

 

Cuando llegué a mi habitación compartida de esos días me encontré a una mujer japonesa de unos 75 años que hacía meses vivía allí. Moría de curiosidad (yo). Explicaba (ella) que aun siendo caro el alojamiento le resultaba más económico que tener su propio apartamento, que no tenía que limpiar (nadie) y que así tenía siempre compañía (nosotras), casi cada día una compañera de cuarto nueva, un total de 6, cada una de un lugar del mundo. 

Ni una palabra más, genial.

Un muchacho ruso se ofreció a enseñarme la ciudad en bici. En qué momento me creí que iríamos en plano por San Francisco??? A pesar de sus tremendas cuestas esto también es maravilloso. Cruzar el Golden Gate (ese puente no acaba nunca), bordear toda la costa, subir una colina y llegar a un museo de Arte que bien merece la pena todo el sudor… en realidad, no tiene precio. Ni eso, ni las vistas ni el camino.

 

Paseados los barrios, comido una típica clam chowder (una sopa de almejas dentro de un pan rústico) y visitada la cárcel de Alcatraz, me dispuse a bajar hasta Los Ángeles por la famosa Ruta estatal 1, por toda la costa.

Apunte: visitar Alcatraz es muy interesante y lo es más yendo al atardecer.

 

 

HIGHWAY 1

DE SAN FRANCISCO A LOS ANGELES

 

Ciao San Francisco, ha sido un placer!

Renté un coche (automático y bien grande contra mi voluntad) y a correr. Resultó tan barato que temía cobros sorpresa al final, pero no, todo fue sobre ruedas.

A parte de mi genial idea de hacer noche en el coche con resultados poco satisfactorios, los 4 días que anduve de pueblo en pueblo hasta llegar al aeropuerto de Los Angeles fueron gloria, sin depender de horarios de transporte ni de nadie más. Acompañada de un constante paisaje espectacular.

Estaba entusiasmada, tanto que empecé a grabar-me y a compartir pequeños videos en Facebook que hacía muy rápido con el propio teléfono, y donde apenas se me oye (Solo decía que hay que ver los españoles lo que corrieron, y a mis padres que hay que ver cuánto estaba aprendiendo).

Paraba en cada buzón en medio de la nada… “que me escriban aquí” pensaba. 

D   I   S   F   R   U   T   A   N   D   O

 

Descubriendo cómo las Misiones llegaban con la misión de evangelizar a todos estos indios, despojándoles de su cultura, de sus costumbres, dioses, idiomas, trayendo nuevas enfermedades pero oiga, enseñándoles agricultura y ganadería para evolucionar y civilizarse, y un porrón de santos a los que rezar y salvarse.

Tenían el detalle de esperar unos años para empezar a bautizarlos, así no era tan brusco.

En las iglesias suelen explicar lo positivo y lo agradecidos que estaban los indígenas, en otras casas museo (como las que puedes visitar en Santa Bárbara) no tienen problema en contarte cuántos no pudieron adaptarse y murieron.

Cómo además, entre sus costumbres españolas importaron la de: El hombre a la calle y la mujer a la casa.

Y olé!

No fue de lo más grave por supuesto, pero no deja de sorprenderme…

La carretera estaba cortada por el derrumbe de un puente, así que al llegar a ese punto teníamos que volver sobre nuestros pasos. Ningún problema, disfrutaré 2 veces.

Tengo la costumbre de hablar en plural aunque vaya sola, será que no voy sola?

 

 

Durante la I guerra mundial un chingo de españoles llegaban también aquí en busca de un futuro mejor, la mayoría venían desde Málaga y trabajan en la sardina. De esto te enteras al llegar a Monterrey 🙂

En resumen, aprendiendo muchas cosas que no aprendí en la escuela.

No esperaba que me fuera a impresionar así, que ir manejando me daría tal sensación de libertad e independencia, ni que un motel de carretera fuera tan caro. 

Vale la pena? Cada quilómetro, sin duda.

Me escriban aquí también

One thought on “A CALIFORNIA”
  1. Irene agosto 28, 2017 on 9:15 am Responder

    Siiiii San Francisco, yooo quieroooo.que chulo, todo.el mundo que pasa por allí se queda entusiasmado y con ganas y oportunidad de quedarse a vivir por allí una temporada. Sin duda por la historia y por que sí, una vez en tu vida se debe ir a san Francisco!!!! Tomo nota y además seriamente…jajaja
    Muy bien escrito, como siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *