Welcome to

Tattooink the World

Home / Marruecos / Tatuando en Casablanca

Tatuando en Casablanca

MEzquita Hassan II

 

Cuando David me propuso trabajar unos días en Casablanca, Marruecos, ni lo dudé. Por qué no?

Llegamos entre un mar de ropas blancas que volvían de su viaje a La Meca. Nos espera Geert, tatuador de origen belga afincadísimo en esta ciudad. Con él nos adentramos en el Caos.

Y a quién vais a tatuar allí…? Me preguntaban… Cierto es que no sabíamos a dónde veníamos…. y por eso venimos!

En Casa no hay Tattoo Shops en la calle, que es a lo que ya estamos acostumbrados en la mayoría de países. Pero por supuesto que hay tatuadores, la mayoría de dudosa calidad. Trabajan en casa o en algún otro negocio compartido. No me queda claro si hay legislación al respecto o no. 

Al buscar en Google dónde tatuarte o hacerte piercings aquí, Geert es el primero de la lista. Un espacio bien acondicionado y material estéril. 

Nos sorprende que el teléfono no pare de sonar, ni el timbre de la puerta, ni los mensajes de Facebook….para pedir citas y presupuestos. Un poco a lo loco, muchas cosas pequeñas. Pieles muy morenas que no se creen que no se les vayan a ver bien los colores, o que necesite 9 horas para hacerte lo que quieres. Regateos de precios….lo normal, pero mucho.

Es lógico, si nadie antes se lo había explicado, habrá que hacerlo poco a poco!

14463096_10154606795574066_1802660572569912704_n 14484609_10154606795544066_699178970485630375_n

 

Vienen chicas jóvenes con sus tradicionales pañuelos para conseguir su piercing en el ombligo. Será que poco a poco se van abriendo las mentes. Poco a poco. Eso sí, el poder sobre un menor lo tiene el padre, la autorización materna no tiene validez.

Dentro de esta mezcla de su cultura árabe y mentes críticas en expansión, tatuamos a un par de chicos de aquí con mentalidad más de allí.

Amir aprovecha cada rato y cada visita para llenarse un poco más. Acaba de abrir un restaurante español, La Finca, para ello se ha traído a Juan de Madrid, que hace una tortilla de patatas pa chuparse los dedos. 

Hamza quisiera hacerse media manga en 1 día, pero eso es demasiado para la mayoría de los mortales (no para todos!). Al final consigue media media, no está mal!

14571976_10153745949486786_746154983_o 14600697_10153745948586786_333017984_o 14600731_10153745947961786_53464181_o

 

Y Alexis, un diseñador italiano que aprovecha sus viajes o nuestras visitas para tatuarse una pieza más. Con su tigre de nuevo se me presenta un estilo que no controlo, pero salimos airosos!

También tatué a Ziki, con predilección por el antiguo egipto. Dicen que él abrió el primer estudio de tatuajes en Marrakech hace muchos años. Hoy en día existe el Marrakech Ink! El cual no he podido visitar porque estaba empeñada en aprenderme las calles de la Medina y se me fueron pasando los días, pero que presume de ser el único estudio legal de la ciudad.

Lo más especial, tatuar a Meftaha, nuestra anfitriona, que decidió ponerse en mis manos para su primer tatuaje, unas florecitas, para empezar.

En Marrakech tuve la gracia de conocer a unos muchachos bereberes, Khalid me explica que su abuela lleva el tatuaje tradicional en el rostro, pero que su madre ya no, que ya lo han dejado, que según la religion musulmana los ha ido alcanzando han ido perdiendo la tradición (al menos a esta altura del mapa). Lo hacían entre mujeres, nada de hombres, y cada uno de ellos señalaba si ya eras una mujer, si estabas casada, estatus social… o eran símbolos de protección, de creación… Su vida.

Aquí nos han cuidado de la mejor manera, menos mal porque nos hubiéramos vuelto locos en esta loca ciudad, nos llevaban, nos traían, nos daban de comer en casa… Sin duda, el mejor cous cous ha sido el casero! Y el te, también!

Sin duda han sido grandes anfitriones, gracias!! 

 

 

 

 

 

 

2 thoughts on “Tatuando en Casablanca”
  1. teresa octubre 5, 2016 on 1:49 pm Responder

    Fantástica experiencia. Cada vez relatas mejor.. !!! Que envidia !!!

  2. Rebeca octubre 20, 2016 on 4:02 pm Responder

    Muchas gracias Teresica, con que buenos ojos me lees 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.