Welcome to

Tattooink the World

Home / India / QUIEN HA VISTO GOA HA VISTO LISBOA?

QUIEN HA VISTO GOA HA VISTO LISBOA?

Tras 2 días de viaje y muchos nervios aterricé en Goa. El viaje hasta Anjuna fue espectacular, el paisaje era increíble, tropical, estaba emocionada. Estaba en India!

Aunque todo el mundo dice que esto no es India, el mapa dice que sí, y a mi, que no conozco más, me parece que también. Aunque sea zona turística apenas somos unos pocos extranjeros, así que me vale.

Necesité un par de días más de aquellos de “que qué haces aquí!!?” para empezar a disfrutar del viaje con sus mosquitos, sus vacas, perros, su tráfico loco, los colores, la comida, el calor!

2016-10-09-15-05-51

Llamarme loca, pero no podía evitar el susto cuando de noche el taxista se bajaba a mitad de camino sin decir nada y se montaba otro tio que iba en moto y seguía conduciendo nuestro taxi. Hola? 

Impresionada estaba también por la cantidad de Iglesias, cruces y Jesucristos… no me hacía una idea de cómo sería en unos días…

2016-10-07-14-23-36

Poniéndonos en antecedentes: sobre el 1500 el suroeste de India fue colonia portuguesa, en pos de controlar el comercio en Asia. Proclamaron el catolicismo como religión oficial y levantaron multitud de edificios religiosos, aun hoy siguen levantando iglesias! Eso sí, a su estilo. Los rosarios pueden ser bombillas de colores, y el papa puede estar bajo una flor de loto.

Afortunadamente ahora conviven en paz católicos, musulmanes e hindúes. 

«El que ha visto Goa no necesita ver Lisboa»

Sobre los 60 llegarían los hippies a Goa, y empezó a ser muy popular por sus fiestas en las playas…

 

Anjuna, Goa hard or Goa home

Acabó siendo Goa Home! Savvy, una joven india que viajaba sola, un día me dijo por lo bajini “hoy es mi cumpleaños, vámonos” y nos fuimos a Arambol en busca de un atardecer que las nubes nos negaban.

.

Savvy feliz cumpleaños en Arambol!

Lo encontramos medio vacío, aun colocándose tras el monzón, apenas empezando la temporada. No sabíamos que llegábamos tan pronto!

 

Nos afincamos un par de días en el This is it, conocimos a Irene que pintaba el bar y disfrutamos de la calma y de la música en directo, qué si no?

En Calangute visité Moksha Tattoo, y tras 2 noches volví corriendo a Anjuna antes de irme a otro lugar. Ya me lo decía el profe de yoga…no te va a gustar

Pero allí, en Calangute, tuve la fortuna de que me invitaran a comer en casa, comida india de primera mano, los labios me ardían con el curry y la leche con sal no prometía, pero todo junto era riquísimo. Comer con las manos, descalza y en el suelo se siente como un juego al que no sabes jugar. Si no pringas todos los dedos no saldrá bien!

Las 4 noches en Anjuna se convirtieron en 7. Ya estaba bien.

En el Red Door Hostel pasamos noches de jenga, cervezas, viajeros (la mayoría indios) con sus historias, el staff… thank you! De regalo me llevo unas tizas en la mochila, nunca se sabe.

 

Una noche salimos, llegamos al pub a través de caminos, la playa y caca de vaca, armados con linternas. Los indios  bailaban como si no hubiera mañana (normal, estaban de vacaciones) y fuera en la playa las mujeres estaban preparadas para hacer tortillas para un regimiento. 

A todo esto, si en medio de la noche te quisieras tatuar, ahí tenías el “estudio”, al lado de los “aseos”…

De cada viajera/o que conozco a diario me quedo algo de su experiencia, parece que fluyen y todo va bien. Maestras, estudiantes, enfermeros, camareros, artistas. Multitud de gente yendo y viniendo!

Dejé un recuerdo en la pizarra del bar, y aunque tentada por la oferta de seguir decorando… me fui.

2016-10-09-22-54-51

 

Muchos me decían ve a Hampi!! Y me fui a Kerala.

 
Con la iglesia hemos topao

Entre indios y franceses me consiguieron un billete a Kerala. De bus en bus, llegué al tren… aquí tuve mis primeros encontronazos de fe.

Sufrir y disfrutar están muy cerca

Sufrir y disfrutar de un viaje están muy cerca… Bus local…vacío

Tras un par de horas con una mujer que me enseñaba cómo funcionaban los trenes y demás consejos, de regalarme fruta de su campo para el viaje… llegó la gran pregunta:

Entonces eres cristiana?

Me preguntó con algo de fe. Debí poner cara de atea, porque se le torció el morro. Ante su argumento de “Verás, ser buena persona no es suficiente”, y que podía quedarme sin la fruta, acabé reconociendo que “vale, dios vive en mi” sin detallar qué entiendo yo por dios.

Me pareció que con informarle de que en Europa te puedes casar por lo civil, y que además es válido, tuvo suficiente que asimilar. Yo también. No he venido a desevangelizar a nadie…

 

15 horas en el tren!!

Dónde están las mujeres? Es que solo viajan hombres? Es algo que aun no me queda claro. Puede que fuéramos 10 por cada 100. Creo que era la única occidental, la comidilla, todos me interrogaban, cuanta curiosidad!

Más perdida que un piojo me metí en el último vagón con una familia muy amable (cristiana, vaya por delante darte esta información y preguntarte lo propio).

Ahí dentro había más basura que en la calle, los niños dormían en el suelo y los hombres en los altillos de las maletas. Yo rezaba porque uno de esos altillos metálicos NO fuera mi litera, prefería quedarme sentada con los demás, al mogollón. Al menos podíamos hablar.

Aunque el panorama no era idílico salí de allí con una abrumadora sensación de protagonismo por tanta atención. Un muchacho quiso que me quedara con una de sus pinturas entusiasmado con que yo también pintara, las niñas me interrogaban (que hablaban inglés mejor que yo), y otro chico buscaba mi litera concienzudamente a cambio de un selfie.

Bien! La encontramos. Buenas noches… hasta Kerala…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *