Welcome to

Tattooink the World

Home / India / QUERIDA KERALA…

QUERIDA KERALA…

 
La Hospitalidad 
Te llevarías a 3 mochileros a tu casa?

En Kerala tuve la suerte de conocer a Fran y Clara, que a su vez tuvieron la suerte de que Anil se acercara a ellos. Así, fuimos sus invitados un par de días.

Nos hicieron de comer en casa pescado masala, arroz, nos ayudaron con los viajes, bebimos y comimos cocos recién cogidos…

Clara llevaba plastilina y colores en la mochila para llevarlos a Nepal, y les dimos buen uso con los pequeños, si bien todas las paredes de la casa ya eran grandes murales… que fortuna la suya!! 

Diría que esa noche nos hicimos felices mutuamente.

Toda la hospitalidad sin nada a cambio, más que compartir. Es cierto que a pesar de que apenas tenían nada, nada más hacía falta. Quizá solo una matanza de mosquitos.

Beautiful

Beautiful

En la región más alfabetizada de India conviven cristianos, hindúes y musulmanes con total tranquilidad, todo el mundo habla inglés, y en general hacen lo posible para que sus hijos tengan una buena educación, para que tengan más posibilidades en el futuro. Y Aunque la enseñanza es gratuita, la de pago (dicen) es de mejor calidad…

 

Al cole en Fort Cochi

Al cole en Fort Cochi

En Fort Cochi

Un tuc tuc me llevó de tour por las iglesias, el museo indio portugués (todo historia cristiana), la lavandería, el mercado de las especias, las famosas redes chinas de los pescadores, las tiendas de todos sus amigos (…..ommmm…..), nos metimos en un cole y nos recibió el director, y por último… me llevaron a ver un elefante, a lo cual si lo sé no vengo. 

Redes chinas

Redes chinas

No sé si en general los turistas disfrutan de visitar a un elefante amarrado y solo en una cochera (evidentemente no podía estar suelto en medio del vecindario) sacándose una foto con él por 50 rupias, pero yo salí de allí… regular. Me pareció una encerrona, como en Marruecos con los camellos. 

Hacer la turista es lo que tiene, te exponen a situaciones que quizá no quieres. No pedí estar allí y no quería pagar por ello, pero el señor del tuc tuc sacó el dinero por mi… así está el negocio. 

Lo que hay que hacer ya que vienes hasta aquí es ir al teatro a ver una obra de Kathakali. 1 Hora de maquillaje y 1 hora de actuación, en una performance donde solo actúan hombres y solo con gestos, para lo que se preparan durante años!

Maquillaje Kathakali

Maquillaje Kathakali

 
Alleppey

Fuimos en busca de los famosos backwaters de Allepey.

La Venecia india decían… Bueno… esto es una jungla! Y sí, entre canales grandes y pequeños hay barqueros para cruzarte de un lado a otro. Parece divertido ir al cole en barca, aunque quizá en época de lluvias no lo sea tanto…

Los hicimos de la forma más barata, con el ferry local del gobierno. 100 rupias ida y vuelta. Es verdad que no tiene el encanto de una casabarco, que no montamos en canoa… pero el paisaje es el mismo y lo disfrutamos igual. Quizá en otra ocasión…

La última noche allí una chica nos dijo que se dirigía hacia el Ashram de Amma, y sin pensarlo ni un segundo al día siguiente nos plantamos allí. 

 

Amma

Amma, conocida por sus abrazos, hace una labor humanitaria impresionante. Si todos los poderosos fueran así no habría más desgracias que las naturales.

En el ashram se ofrecen 3 comidas indias diarias a todo el que quiera, las veces que quiera, y dormir es muy muy muy barato. Todo lo es.

Hospitales, universidades, orfanatos, voluntariados en los desastres… Representante de la fe hindú, colaboraciones en Naciones Unidas…

No siento ninguna llamada de unirme a la vida monacal de ninguna religión, ni me llega esa devoción por un ser concreto, pero es digno de admiración todo lo que ha conseguido, más siendo mujer en este país. 

Somos todo oídos para las historias que nos cuentan los residentes…

Entre túnicas blancas, cantos, mantras, renunciantes y arroz con currys se separan nuestros caminos, pero sigo a Fran y a Clara de cerca en su blog  thetravelflyeffect, su viaje contado en imágenes.

 

Munnar, plantaciones de te sin fin

Terminé mis días en Munnar, tras 6 horas de bus, de esos que cuando llegas besas el suelo. Madre qué tensión!!

El trekking me dejó medio coja un par de días, pero mereció toda la pena. Que placer sentir un poco de frío en la montaña después de tantos días pasando calor (excepto cuando los indios ponían el aire acondicionado a 20º para dormir).

Y siempre merece la pena porque suele haber alguien especial rondando cerca, Mathilde on the road.

Las nubes, la tierra mojada, las plantaciones de te infinitas, cientos de libélulas por todas partes! Verde, mires donde mires.

 

Sabéis que las plantaciones se renuevan cada 100 años y que el te blanco, verde y negro salen de la misma planta cogiendo las hojas en diferentes momentos de maduración? Yo no tenía ni idea.

No puedes no ir si pasas cerca de aquí, para disfrutarlo y para aprender mas sobre cómo lo trabajan.

En cuanto a los autobuses, ahora cambio “kamikazes” por habilidosos conductores, capaces de esquivar coches, motos, peatones, vacas y monos al filo de lo imposible sin decir ni mu, a golpe de pito.

En cuanto a mis historias inventadas… acabó siendo divertido improvisarlas dependiendo para quién fueran. Y más cuando otras viajeras te cuentan las suyas!

A quienes no conté ni una milonga fue a las mujeres jóvenes de estos pueblos, que muy curiosas y con vergüenza preguntaban incluso por la homosexualidad, la religión y el matrimonio.

Ellas en mi lugar tendrían un problema, sin familia, podían quedarse solas para toda la vida. Y homosexuales… no creían que hubiera en su país. Bueno…

Intercambiar creencias en el autobús mientras se santiguaban a cada paso por una iglesia era algo desconcertante…

En cambio también conocimos hombres y mujeres ejerciendo cualquier profesión, viajando en solitario, sin doctrinas limitantes.

Es verdad que quienes conocimos eran felices sin más, y también es verdad que muchos aspiraban a mejores condiciones.

Cómo no ser un niño feliz cuando pueden pintar toda su casa y además ir descalzo es lo normal?!? Y cuando sus ropas son de colores brillantes y pueden llevar joyas sin ser un juego. Cómo no relajarnos cuando podemos subir los pies en el asiento del tren???

Puede que de mi leve recorrido del suroeste indio sea éste el punto que más me haya gustado.

Mientras sigo mi viaje hacia Vietnam y Singapur, los demás me cuentan cómo es el resto de India, de Nepal o Katmandú…quizá nos volvamos a encontrar.

India es tan grande y diversa que tras 20 días siento que no he visto nada. Es tanto, que no alcanza.

Dhanyavaad!

 

2 thoughts on “QUERIDA KERALA…”
  1. kathy noviembre 15, 2016 on 8:08 pm Responder

    Hola Rebeca….con cada una de tus redacciones me haces sonreir y viajar….y con tus fotos un regalo parala vista……
    un abrazo…

    • Rebeca noviembre 16, 2016 on 4:11 pm Responder

      El regalo es mutuo si lo sigues recibiendo así 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.