Welcome to

Tattooink the World

Home / Mexico / Y TEMBLÓ LA TIERRA

Y TEMBLÓ LA TIERRA

 

Soy Teresa,

la tierra acaba de temblar.

Tengo tanto barro encima

que apenas puedo moverme…

 

Ayer estuve en la presentación de La Sed, el último libro de Paula Bonet.

Paula B. estaba en Chile trabajando en sus grabados, estaba allí para sentir el movimiento de la tierra, pero la sacudida fue demasiado fuerte. Cuando todo tiembla lo único importante es la vida.

Nunca había pensado así un terremoto, como una sacudida íntima.

Tras un derrumbe empiezas a reconstruir-te, si estás dispuesto a revisar por qué intentas hacerlo con una estructura más fuerte, más flexible quizá. Pero están por llegar las réplicas, necesarias para que la tierra se asiente de nuevo en su nueva posición. Esas réplicas que no sabes cuándo ni por dónde, pero que llegarán.

 

Desde siempre, la tierra tiembla. 

Y las personas, como la tierra.

Huimos, no queremos dolores. 

 

Todo el viaje procuraba evitar monzones, épocas de lluvias o tifones. Pero no importa lo que tú procures porque encontrarás lo que tengas que encontrar.

Así, tocaron restos de monzón, vientos de tifones cercanos, caminar con el agua por las rodillas o maremotos de los que ajenos solo supimos porque nos los contaron. Amenazas terroristas. Miedo a coger un taxi sola con un hombre.

 

A unas semanas para volver a Europa, en Mexico volvió a temblar la tierra, como canta su himno.

 

Juchitan, 7 de Septiembre 2017.

Me encontraba en Querétaro y allí nada se sentía. En Chiapas, Oaxaca… las alarmas sonaban. Mis amigos me contaban que estuvo bien cabrón. Y lo estuvo…

 

Puebla, 19 de Septiembre 2017.

Estaba tatuando a Dani en el Royal Club, solo le había hecho un par de lineas cuando el edificio empezó a sacudirse, podíamos oírlo! 

Alzamos la cabeza, nos miramos, y sin decir nada salimos corriendo. La escalera se balanceaba como un puente colgante, como cuando te bebes una botella de tequila.

El suelo se movía de un lado al otro. Va… y ven….va…. y ven. Y ya en la calle esperábamos que calmase aguantando el equilibrio.

Era mi primera vez. No me asusté, porque solo estaba atenta a lo que ocurría bajo mis pies, estaba fascinada con el movimiento. Que impresionante fuerza.

Los nervios no tardaron en instalarse según fueron llegándonos imágenes de lo que iba ocurriendo en el centro histórico de Puebla donde se sucedían derrumbes y muertos. Ciudad de Mexico, Morelos…. y un puñado de poblaciones en pleno desastre.

Tras varias horas sin luz ni comunicación la gente se fue encontrando con sus familiares, respirando. A mi entorno, pasado el susto, le fue bien.

Esa noche muchos no pegaron ojo. Porque trabajaban en el rescate, porque se quedaron sin casa, porque perdieron a alguien o le buscaban. Otros no dormimos solo por el miedo a que volviera a temblar y nos encontrara en la cama.

Sé de uno que ni quería meterse en la ducha. Yo hacía pis deprisa, la verdad, por si acaso.

 

De manera masiva el pueblo salió a la calle a ayudar, hasta un conmovedor exceso. 

A comprar víveres que a los pocos días también decían que eran demasiado.

A organizarse para repartirlos con coches particulares o en agrupaciones. Tanto, que al llegar a repartir despensas donde se pensaba que haría más falta, encontramos a diez más. Ojalá fuera así en cada rincón.

Extraña sensación la de llegar a un lugar derruido e intentar acercarte a esas personas que duermen al lado de un amasijo de piedras que hasta ayer era su casa. Qué decir cuando te preguntan Y si mañana se olvidan de nosotros??

 

 

Después nos mirábamos con los ojos bien abiertos al sentir vibrar el edificio… qué tensión constante, no? Unos días después nos fuimos relajando…

Al par de días los políticos se pusieron manos a la obra y empezaron a entorpecer, robar y hacer campaña política. Que bien les venía tomar las despensas donadas para ponerles la pegatina de su partido y repartirlos como propios!

En cuanto a ayudar, al principio decían que no era legal donar el dinero de sus campañas para otro fin. Cosas de leyes.

Señores! que no necesitan campañas políticas!! la gente necesita ayuda o que les dejen en paz!

Un gran consejo del presidente: agrúpense familias y váyanse turnando para reconstruir primero la casa de unoooo, luego la casa del otrooo… y así, ya verán que bien.

Gracias hombre, ale váyase pa casa.

Mucha información en las redes, desinformación y confusión.

 

Nos suena?? Nos suena.

Gerald, mi amigo de Puerto Rico, aquella noche asustado esperaba la llegada del huracán, poco podían hacer, solo esperar.

Después de todo, mucho mucho que volver a levantar.

 

Llego a Cataluña justo para el referéndum.

Sigue temblando todo.

Lo vivo desde fuera como una película en la que ambos bandos pelean por…. mmmm….. esto…… por qué? las ideas de otros quienes también te están robando? Ah sí… está bien…

Como una gran tomadura de pelo por parte de todos los dirigentes hacia los que en principio o aparentemente no dirigimos nada. Ya sabes, aquello del divide y vencerás. Los únicos que vencen a cada pelea y cada insulto nuestro son ellos. Solo que incluidos ellos Todos perdemos. Nos perdemos.

De repente Portugal, Galicia, Asturias, arden como nunca aprovechando los vientos de un huracán cercano. Recibiendo escasa ayuda y una ley que… permitirá construir en esos terrenos?

Pues no todas las leyes son de ley…  Se puede ser más corto de-mente?

En el noticiero nos pasan en letra pequeña, en segundo plano, el número de muertos que se van sumando en países de eterno conflicto armado…

 

Todo tiembla para volver a hacerse, lo sientes?

Gracias por las fotos y por todo Angie Ruiz

2 thoughts on “Y TEMBLÓ LA TIERRA”
  1. Juan y Tal noviembre 3, 2017 on 10:29 am Responder

    Respirar sentimiento … es amanecer cada hora del día, así iluminas tú cada rincón de la oscura noche.
    Gracias por estar ahí…!!!

    • Rebeca noviembre 16, 2017 on 5:51 pm Responder

      Ay Juanet, quina ilusió! gracies!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *